Get Adobe Flash player

 

 

La elastosonografía es una técnica que evalúa objetivamente la consistencia o dureza de los tejidos. Esta modalidad diagnóstica añade información estructural a las propiedades morfológicas que nos muestra la ecografía y nos permite alcanzar mejores resultados de especificidad, pues en todos los estudios publicados las lesiones malignas muestran dureza significativamente superior a las lesiones benignas.

 

La mamografía es la única herramienta de exploración para el cáncer de seno conocida que reduce las muertes por cáncer de seno gracias a la detección temprana. Aun así, las mamografías no detectan todos los tipos de cáncer de seno. Algunas lesiones y anormalidades en el seno no son visibles o son difíciles de interpretar en las mamografías. En los senos densos, es decir los que tienen muchos ductos, glándulas, tejido fibroso y menos grasa, la observación de muchos tipos de cáncer mediante mamografía puede ser difícil.

El ultrasonido puede ser recomendado como una herramienta de exploración para mujeres que:

 

  • Presentan algún riesgo de cáncer de seno
  • Están embarazadas o no deberían ser expuestas a rayos X (necesarios para una mamografía)

 

Como se realiza

Deberá permanecer acostada boca arriba sobre la mesa de examen, y se le podría pedir que levante su brazo por encima de la cabeza.

Se aplica en la zona del cuerpo a examinar un gel claro para ayudar a que el transductor haga contacto en forma segura con el cuerpo y para eliminar cavidades con aire que se encuentren entre el transductor y la piel. Luego el ecografista (el tecnólogo de ultrasonido) o el radiólogo presiona el transductor con firmeza contra la piel en varios lugares, recorriendo el área de interés o cambiando el ángulo del haz de sonido desde un lugar al otro para observar mejor el área de interés.

La ecografía Doppler se lleva a cabo utilizando el mismo transductor.

Cuando el examen finaliza, es posible que se le pida a usted que se vista y que espere unos pocos minutos mientras se revisan las imágenes obtenidas por ultrasonido.

Por lo general, este examen por ultrasonido se completa en 30 minutos.

Quién interpreta los resultados y cómo los obtengo

Un radiólogo, un médico específicamente capacitado para supervisar e interpretar los exámenes de radiología, analizará las imágenes y enviará un informe firmado a su médico de atención primaria, o al médico que lo remitió para el examen, quien compartirá con usted los resultados. En ciertos casos es posible que el radiólogo discuta los resultados con usted al finalizar el examen.

A menudo son necesarios algunos exámenes de seguimiento, y su doctor le explicará la razón exacta por la cual se requiere otro examen. Algunas veces se realiza un examen de seguimiento porque un descubrimiento sospechoso o cuestionable necesita clarificación con vistas adicionales o con una técnica de toma de imágenes especial. Un examen de seguimiento puede ser necesario para que cualquier cambio en una anormalidad conocida pueda ser detectado a lo largo del tiempo. Los exámenes de seguimiento, a veces, son la mejor forma de ver si el tratamiento está funcionando, o si una anormalidad es estable a lo largo del tiempo.


 

Cuáles son los beneficios y los riesgos

Beneficios

La exploración por ultrasonido no es invasiva (sin agujas o inyecciones) y en general no es dolorosa.

El ultrasonido es un método que se encuentra ampliamente disponible, es fácil de utilizar y es menos costoso que otros métodos por imágenes.

Las imágenes por ultrasonido no utilizan radiación ionizante.

La exploración por ultrasonido proporciona una imagen clara de los tejidos blandos que no se visualizan bien en las imágenes de rayos X.

El ultrasonido proporciona una imagen en tiempo real, por lo que es una buena herramienta para guiar procedimientos de invasión mínima tales como las biopsias por aspiración y las aspiraciones con aguja.

Las imágenes por ultrasonido pueden ayudar a detectar lesiones en mujeres que tienen senos densos.

El ultrasonido puede ayudar a detectar y clasificar una lesión en un seno que no se puede interpretar de manera adecuada mediante una mamografía por sí sola.

Mediante el ultrasonido, los médicos pueden determinar que muchas áreas que presentan dudas clínicas se tratan de tejidos normales (como lobulillos de grasa) o de quistes benignos. Para la mayoría de las mujeres que tienen 30 años o más, se usará una mamografía junto con un ultrasonido. Para las mujeres con menos de 30 años, el ultrasonido por sí solo a menudo es suficiente para determinar si un área necesita una biopsia o no.

Riesgos

No se conocen efectos nocivos en humanos con respecto a los ultrasonidos de diagnóstico estándares.

La interpretación de un examen de seno por ultrasonido puede conducir a procedimientos adicionales como un ultrasonido de seguimiento o una aspiración o biopsia. Muchas de las áreas que se consideran dudosas resultan ser no cancerosas solamente con el ultrasonido.

(Texto basado en el artículo correspondiente de Radiologyinfo.org)